VVer un animé es una experiencia única. A diferencia de las series (con personas de verdad) y de la mayoría de caricaturas gringas, abordan temas más complejos, de realidades que parece que solo pueden ser recreadas en este tipo de ficción específica.

Hace poco vi la temporada completa de “Ajin: semi humano”. Como la mayoría de animes que me gustan (Neo Genesis Evangelion, Death Note, Nights of Sodonia, Blood +) el tema central que está de fondo es la inmortalidad. No sé si a todos, pero por lo menos a mí, este es un pensamiento recurrente, de esos que no me dejan dormir en noches calurosas ¿Y si fuera inmortal?

 

La serie comienza con una secuencia de guerra, unos niños combatientes de un país de África (Seguimos con la idea de que los grupos armados se nutren de pobre niños inocentes a los que les lavan el cerebro) están combatiendo contra algo o alguien que no podemos ver. Lo llaman un soldado de Dios y es inmortal.

 

La historia central es la de Kei Nagai, un estudiante que descubre que es inmortal después de ser atropellado por un camión. El tema de la inmortalidad ya es bastante interesante de por sí, acá no es una excepción. La primera temporada se va en ir descubriendo que significa ser un Ajin. Como siempre la sociedad responde a algo nuevo de la misma manera en que lo hemos hecho siempre: con miedo irracional y odio.

 

Algo que le da el toque distinto es que el personaje principal es un antihéroe. Al inicio pinta como un pobre niño víctima de la persecución del estado que quiere hacer experimentos con él. El resultado de toda esta trayectoria no es el despertar del que va a vengar a los inmortales por todas las barbaries. Al contrario Kei Nagai, va revelando rasgos cada más perturbadores de su propia persona. No es ningún redentor, no tiene interés en la sociedad, ni en su familia, ni en nadie que no sea el mismo.

 

Vale la pena totalmente verla si tienen la oportunidad. Yo le doy 8.5 de nota. Está asombrosa producción de Polygon Pictures, va a ser complementada con una trilogía de películas, ya se está produciendo la segunda temporada. La primera temporada completa está en Netflix, así que ya saben hay más cosas para ver que no sean series de Narcos.